Fuerza Nueva, la historia de un partido condenado a muerte por la democracia

Fuerza nueva se fundó como organización política en 1976, podríamos decir como una continuación del  Movimiento Nacional. Con un gran abanico de ideologías  (falangistas, franquistas y carlistas)  sus fundamentos se basaban en la ideología nacional sindicalista, franquista y tradicionalista. El líder indiscutible del partido fue Blas Piñar que ha sido el único político de “extrema derecha “que ha logrado llegar a tener un escaño en el Parlamento de los Diputados.

En las bases de Fuerza Nueva convergían gran cantidad de líneas políticas; nacional-sindicalistas, franquistas, falangistas, nacional- católicos, carlistas y simples tradicionalistas. Fuerza Nueva defendió siempre una España católica como concepto de destino y unidad basado en una justicia social mediante el nacional sindicalismo falangista. Se la podría considerar también “anti capitalista” ya que siempre fue contraria a la entrada de España en la OTAN con el fin de defender la soberanía nacional. Muy críticos se mostraron con sionistas y americanos, de los que no querían su ayuda, en fomento de una producción nacional.

Donde alguien atentase contra la unidad nacional o la fe católica, allí estaban los jóvenes de FN para plantar cara. Blas Piñar siempre dijo alto y claro que la Constitución de 1978 no aseguraba la unidad nacional y que a la larga provocaría conflictos internos en el país, unido a una pérdida de valores.

La militancia de Fuerza Nueva durante los años de su existencia fue la más numerosa respecto al resto de partidos, con sedes en cientos de ciudades y pueblos de todo el territorio de España. La sección juvenil, conocida como Fuerza Joven, era la más activa de todos los partidos políticos, hasta supero en militantes a las Juventudes Socialistas del PSOE.

En los años finales de los 70, Fuerza Nueva se encontraba en el clímax de su vida política. La participación en sus actos y manifestaciones era muy alta. Las concentraciones cada 20-N eran masivas alcanzando incluso algunas manifestaciones 500.000 personas, lo mismo pasaba con los mítines en las plazas de toros de Madrid y Valencia donde siempre se colgaba el cartel de “no hay billetes”  al no poder entrar más público para conmemorar el 18 de Julio. El apoyo en la calle era enorme, pero en las urnas otro gallo cantaba. Muchos aplausos y gritos, pero a la hora de votar no se veía reflejado.

En las elecciones de 1977 Fuerza Nueva solo obtuvo 67.336 votos suponiendo un 0,37%, cifra insuficiente para tener representación parlamentaria. En las elecciones de 1979, recién aprobada la constitución, Fuerza Nueva se presento con una amplia coalición que incluía FE de las JONS, CD José Antonio, Comunión Tradicionalista, Asociación Jóvenes Tradicionalistas y la Confederación Nacional de Combatientes. Esta vez Fuerza Nueva obtuvo 378.964 votos, un 2,11 % de toda España, convirtiéndose en el mejor resultado de toda la historia de la “extrema derecha” en nuestro país. Blas Piñar fue elegido diputado por la circunscripción de Madrid con un total de 110.730 votos, más de un 4,8% del electorado.  También hubo resultados significativos en las circunscripciones de Toledo (7,3%), Guadalajara (6,6%), Ciudad Real (4,1%), Cantabria(3,9%), Burgos (3,8%) y Valladolid (3,7%).

Tras el fallido golpe de estado del 23-F en 1981 la presión que se venía ejerciendo sobre Fuerza Nueva fue aumentando. El estado y el sistema sometió a Fuerza Nueva a una represión incesante, como ejemplo: El 18 de Julio de 1981 se intento por todos los medios que no se celebrase ningún acto en un espacio al aire libre, no lo consiguieron ya que Blas Piñar lleno la Plaza de Toros de Aranjuez hasta la bandera con más de 15.000 asistentes. Tras no poder hacer nada las fuerzas del sistema, el estado espero al 20-N para hacer pagar a Fuerza Nueva su valentía a la hora de enfrentarse a ellos. El 20 de Noviembre de 1981 en la Plaza de Oriente se produjeron incidentes violentos debido a cargas policiales y muchos de los asistentes al acto manifestaron a que había policía infiltrada entre los  asistentes. Fuerza Nueva fue multada millonariamente a pesar de que el acto en la Plaza de Oriente no fue convocado por ellos.

En las elecciones de 1982 Fuerza Nueva no paso de los 110.000 votos perdiendo Blas Piñar el acta de diputado por Madrid. Blas Piñar el 20 de Noviembre de 1982 decide disolver el partido viéndose abandonado por todos sus socios políticos y acusando al PSOE de su intención de buscar ilegalizar Fuerza Nueva. También tuvieron mucho que ver problemas internos de organización y de poder así como las enormes deudas económicas del partido pero fue el traidor de Fraga el que más daño hizo a Fuerza Nueva con el  maldito “voto útil”.

Tras conocerse la noticia de la desaparición de Fuerza Nueva, esa misma noche en varios barrios de Madrid hubo graves disturbios. El barrio de Salamanca se convirtió en una batalla campal de jóvenes indignados que echaban toda la culpa al sistema y al gobierno. Los enfrentamientos contra la policía se prolongaron durante horas entre decenas de barricadas que se saldaron con un total de 7 detenidos.

El día siguiente el acto en la Plaza de Oriente estaba ilegalizado, pero a pesar de ello y de las amenazas, numerosos franquistas y patriotas trataron de concentrarse. La Policía cargo contra los manifestantes sin contemplaciones, causando la reacción de la jóvenes respondieron enfrentándose a la policía. Los enfrentamientos en la Plaza de Oriente se saldaron con varios detenidos. Los disturbios se extendieron al centro de la ciudad; Callao, Princesa, Gran Vía, Sol. Por la tarde el despliegue policial, que había evitado la realización del acto, seguía en el centro de Madrid deteniendo a numerosos integrantes de Fuerza Joven del barrio de Salamanca y Chamberí.

La Policía fue directa a California 47, una cafetería frecuentada por camaradas de Fuerza Nueva, CEDADE y falangistas. Al ver llegar a la policía respondieron con furia y volvieron los disturbios a la zona. Fueron más de 4 horas las que necesitaron la policía para recuperar el control del barrio. Durante todo el fin de semana se contabilizaron más de 60 detenciones.

El estado “democrático” consiguió su objetivo, a pesar de los intentos de supervivencia, Fuerza Nueva no sobrevivió y acabo desapareciendo muy a pesar de sus miles de militantes. 

Anuncios

2 Respuestas a “Fuerza Nueva, la historia de un partido condenado a muerte por la democracia

  1. despues de Fuerza Nueva y otros grupos patriotas de aquellos años,otros grupos a la derecha del pp han conseguido exitos,obteniendo representacion autonomica y municipal,e incluso europea.Han sido Ruiz mateos,Gil,la UPCA en Cantabria,SI en Burgos,el PAL en Almeria,etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s